28 noviembre, 2010

Los fantasmas reales

Buenas noches desde los madriles. Me acabo de inspirar, así, derrepente, mientras escuchaba "Denied" de Sonic Syndicate. Por tanto, allá va la reseña que tocaba:
CUERPOS SUTILES, la novela póstuma de Miguel Ángel Diéguez.

Un día Juan Atienza, periodista de una sección B, donde hacen noticias falsas, se despierta flotando, sin cuerpo tangible. No recuerda nada de la noche anterior, pero ya no tiene cuerpo y no puede mover ni tocar nada. Es como una imágen, un holograma. Poco a poco se dará cuenta que ha... ¿evolucionado? Algunos piensa que sí, otros que no. La guerra de los intangibles contra los corpóreos ha comenzado.

Los primeros, divididos entre los violentos y los que desean vivir apartados, mientras que los segundos están gobernados gobernados por el poder económico, por una falseada realidad dirigida por los medios de comunicación.

Pero ¿qué es un incorpóreo? ¿Ser incorpóreo es una evolución del ser humano? Son seres sin materia, sin cuerpo. Fantasmas reales que pueden traspasar las paredes; no necesitan alimentos ni agua para sobrevivir, tampoco necesitan descansar... Incluso se cree que pueden ser inmortales o casi. El mundo va a cambiar para siempre, pero el poder de las empresas que lo controlan todo, los intereses económicos... no pueden, no quieren perder el control de la humanidad. Aquí comenzará una guerra, una guerra entre los que quieren dar a conocer su "cambio" y los que lo silencian. Pero la violencia no tardará en salir a jugar.

El argumento es muy interesante desde el principio, misteriosa. Pero poco a poco vas descubriendo una crítica brutal a la sociedad actual... Actual respecto al contexto de la novela, ya que parece estar basada en un futuro no demasiado lejano. Noticias falsas, imperio económico, control de la información...

El final quizás me parezca un poco precipitado, o no. Es una novela que podría haber durado 800 páginas, si hubiera tenido argumentos secundarios, más descripciones... Pero al final se convierte en una corta propuesta, (de 248 páginas) un tanto resumida, pero bien expuesta, de reflexión sobre una sociedad que no dista de la nuestra, si dejamos de lado a los inmateriales. Hecho de ciencia ficción que parece imposible, pero nunca se sabe. Y la reflexión se mueve hacia otras esferas: la violencia, siempre, la violencia y el poder, el poder del dinero y de la autoridad.

Una especie de ensayo-novelístico, al que deberían corregir un poco. Hay muchas faltas de edición: letras de palabras juntas, plurales donde deberían ser singulares, falta de comas. Se deja leer, pero son fallitos que se deberían corregir.

Nota final: 7/10.



--->Próxima reseña literaria: El corredor del laberinto de James Dashner. (Estoy enganchadísima)

2 comentarios:

Sandra dijo...[Responder]

No conocía este libro, pero el argumento me llama la atención. A mí eso de que los libros tengan tantas erratas me echa pa'trás.

El del corredor del laberinto lo recibí este sábado, en esta semana me pondré con el, tiene una pinta estupenda.

Ah y no sabía que eras de Madrid, yo también, je je
que tengas felíz lunes

LNA dijo...[Responder]

Ah este era el libro que me enseñaste en tu casa un dia! Es bastante interesante lo que has comentado de los incorporeos y que sea un critica a la sociedad actual, pero quizé si, le falle que sea tan cortito, nos saben a poco ya tan pocas paginas xDDD y lo de los fallos es algo que ODIO si me pasa eso leyendo!
Muy buena reseña :)